• Change language
    Change country

    ¿Cómo debe ser una política de trabajo remoto?

    Su organización debe tener un enfoque práctico para alcanzar un modelo telemático exitoso.
    persona trabajando

    En 2020, las organizaciones de todo el mundo se vieron obligadas a improvisar. La pandemia hizo que las empresas tuviesen que adaptarse rápidamente a entornos de trabajo remoto.

    La herencia de este fenómeno será clara: los trabajadores estarán más abiertos a la idea de trabajar desde casa. Lo que antes se veía como una opción surrealista por parte de muchas empresas, se ha convertido, de un día para otro, en la norma a seguir durante días, semanas o incluso meses. Desde el punto de vista de los empleados, no existen razones de peso por las que las empresas puedan negarse a ofrecer el teletrabajo como una alternativa común, frente a la creciente flexibilidad del contexto.

    Yendo más allá, el teletrabajo es el futuro. De acuerdo con una encuesta de FlexJobs, el 85% de los millennials prefiere posiciones que les permita teletrabajar siempre. Con el paso del tiempo, estas generaciones se irán haciendo veteranas, y las empresas deben estar preparadas para atraer talento a través de políticas flexibles.  

    ¿Qué se espera del empleado?

    Definir los procesos es el primer paso en cualquier política de teletrabajo. Si un empleado va a trabajar desde casa, es esencial que se defina la frecuencia con la que podrá hacerlo, a quién debe informar y cómo debe comunicarse. Para identificar las respuestas a dichas preguntas se puede optar por coordinar calendarios vía online; de este modo todas las solicitudes de trabajo serán visibles y gestionables desde cualquier puesto de responsabilidad.

    Asimismo hay que clarificar otras cuestiones como, por ejemplo, la jornada laboral. De forma ideal, en el formato de trabajo remoto el horario de trabajo variará dependiendo de si se trata de un padre con un hijo pequeño o un recién graduado. Establecer una serie de rangos puede ayudar a homogeneizar la situación, asegurando que todos están conectados cuando se les necesita, pero que sin que esto coarte su libertad telemática.

    En este reto tampoco debemos olvidarnos de los indicadores clave de rendimiento (KPI). Estas métricas simplifican el control de la productividad y otorgan poder para observar si mejora o empeora con independencia del teletrabajo. 

    Dicha información es vital para que el empleado disponga de un objetivo hacia el que dirigirse, una razón para mantenerse motivado y conectado con las metas del equipo, pese a no estar en contacto directo con él. Los KPI, al mismo tiempo, permiten que la administración evalúe el funcionamiento del trabajo remoto en cada caso, y decidir si continúan con él o no.

    ¿Qué reciben a cambio los empleados?

    El teletrabajo no es una calle de un solo sentido. Las compañías también se benefician de tener a sus empleados en casa, y no solo en términos productivos. En este sistema pueden operar con oficinas más pequeñas, un menor nivel de operaciones y, claro, menos gastos. Sí, es posible que los empleados tengan que actualizar su conexión a Internet, hacer llamadas desde su móvil personal, y hasta pagar más por sus facturas de casa. Por eso la política ha de tener en cuenta todas y cada una de las partidas.

    Es tentador el ahorro general que puede suponer este formato, pero es vital que el equipo cuente con las herramientas adecuadas para trabajar a distancia. Hablamos tanto de un ordenador de sobremesa como de un antivirus potente para todos los dispositivos. Todo gasto en este sentido es un requisito mínimo para conseguir el éxito.

    Los costos también se extienden al ámbito más intangible. Más allá de los beneficios materiales, es necesario humanizar el trabajo de los empleados en la medida de lo posible. Las videoconferencias contribuyen a reducir la sensación de soledad. Toda política debe garantizar que los managers y los compañeros atienden esta cuestión.

    ¿Cómo comunicar una política de teletrabajo?

    Es esencial transmitir este tipo de política con la mayor claridad posible.  El objetivo debe ser garantizar la fluidez en la comunicación con el teletrabajador. Para conseguirlo, el primer obstáculo a superar es precisamente el establecimiento de un programa sencillo, que deje claro qué se espera de ellos y cuándo.

    Así, por ejemplo, se deben fijar los límites en torno al espacio donde puede establecerse el puesto telemático. A muchos empleados a distancia les gusta ir cambiando de ubicación entre diferentes estancias de su casa e incluso de lugares. Esta última práctica supone depender de redes Wi-Fi públicas, y asumir un elevado riesgo. Por eso la empresa tiene que fijar el espacio de aplicación, y más importante, comunicarlo.

    Prioridades a tener en cuenta

    Amenazas cibernéticas, comunicación, privacidad y entre otras. Eche un vistazo a estos recursos útiles para teletrabajar.

    • Herramientas necesarias para gestionar proyectos

      Asegúrese de implementar estos recursos para que los empleados puedan teletrabajar eficazmente.

    • El papel de la tecnología en el trabajo en remoto

      ¿Qué papel ocupa la tecnología en la comunicación de su organización cuando opera a distancia?

    • La importancia del espacio de trabajo en casa

      La creación de un espacio para teletrabajar ayuda a proteger la salud mental.

    Consejos de teletrabajo para directivos y empleados

    Ahora que ya tiene una política implementada descubre cómo garantizar que mejora la productividad. Descargue estas infografías para conocer nuestras recomendaciones.

    Cookies y privacidad

    Utilizamos cookies esenciales para que las interacciones con nuestro sitio web sean fáciles y efectivas, cookies estadísticas para entender mejor cómo se utiliza nuestra web y cookies publicitarias para adaptar la publicidad al usuario. Puede seleccionar sus preferencias de cookies utilizando el botón "Preferencias" que aparece a continuación, o seleccionar "Acepto" para continuar con todas las cookies.

    Preferencias de Cookies

    Utilizamos cookies para asegurarnos de que nuestro sitio web funciona correctamente u, ocasionalmente, para proporcionar un servicio a tu solicitud (como la gestión de tus preferencias de cookies). Estas cookies estarán siempre activas, a menos que configures tu navegador para bloquearlas. Si lo haces podrías provocar que algunas partes del sitio web no funcionen correctamente.

    Estas cookies nos permiten medir y mejorar el rendimiento de nuestro sitio web.

    Estas cookies sólo se instalan si das tu consentimiento. Utilizamos las cookies publicitarias para monitorizar cómo haces clic y visitas nuestros sitios web, para mostrarte contenido basado en tus intereses y publicidad personalizada. Actualmente no has aceptado estas cookies. Por favor, marca esta casilla si así lo deseas.